Buscar
Biblioteca
Iniciar sesión
Ver en pantalla completa
hace 6 meses

Los meses más agitados de Tamara Gorro: desde su desaparición en redes hasta su separación con Ezequiel Garay

Yahoo España
Yahoo España
El año 2021 ha sido de todo menos tranquilo para Tamara Gorro. La influencer, que actualmente tiene una comunidad de dos millones de personas en Instagram, ha vivido una montaña rusa de emociones durante el pasado año. Los problemas de salud han rodeado a la madrileña desde hace algún tiempo, una situación que ha acabado por superarla, tal y como ella misma ha afirmado. “Es como una mochila a la que van sumando piedras, primero una pequeña, luego otra más grande y así, hasta que no puedes más y la dejas caer. Ahora necesito ayuda para volver a levantarla”.Una suma de situaciones cuyo culmen ha sido la separación con Ezequiel Garay, su pareja desde hace 12 años y el padre de sus dos hijos. El comienzo de esta serie de catastróficas desdichas puede remontarse hasta febrero de 2020, cuando la lesión del argentino le obligó a realizar un parón como futbolista profesional, para más tarde retirarse definitivamente.Tamara también tuvo un pequeño susto al serle detectado un pequeño tumor que resultó benigno. Su hijo Antonio también pasó por el quirófano durante los últimos meses, aunque por fortuna todo tuvo un final feliz. Sin embargo, el cáncer que padece una niña muy cercana a su familia fue un duro golpe del que ha tardado tiempo en recuperarse. Sin embargo, ahora está plenamente centrada en la recuperación de la pequeña, volcándose en varias campañas de recogida de fondos para la lucha contra esta enfermedad.En Semana Santa, un accidente doméstico fue la causa de las serias quemaduras que sufrió en toda la mano, mientras que durante sus vacaciones de verano, la pareja se convirtió en víctima de un robo en su vivienda. Esta ristra de acontecimientos fue la causa de su retirada de las redes sociales sin previo aviso y a través de un post enigmático. A las semanas decidió volver ya que su psiquiatra le había recomendado estar en contacto con su “familia virtual”, como denomina a sus seguidores de Instagram, para mejorar sus problemas de salud mental. La madrileña se mostraba sincera con sus fans, afirmando que llegó a enfadarse consigo misma porque tenía todo para ser feliz, y en cambio no lo conseguía.El último mazazo en la vida de la comunicadora ha sido la separación con su marido. La influencer confirmó la noticia a través de un emotivo vídeo en el que agradecía al padre de sus hijos por todos estos años juntos, pero explicaba también que se encontraban en un período de estancamiento al que se debía poner solución. Ambos continuarán viviendo en la misma casa por el bien de sus hijos, dejando una puerta abierta a la reconciliación y haciendo alarde de la buena relación que mantienen, a pesar de no continuar su periplo como pareja. Como la propia Tamara ha recalcado, se trata de una separación, no de un divorcio. Además, agradeció el respeto con el que se ha tratado la noticia y el cariño de sus seguidores. “No puedo dar las gracias porque es una palabra insuficiente para todo lo que siento”, se sinceraba la influencer.

Explorar más vídeos

Explorar más vídeos